es | eus | fr | uk

SER VENDEDOR EN INTERNET, EL TJUE MATIZA LOS REQUISITOS

El TJUE en la Sentencia Supranacional Nº C-105/17, TJUE, 04-10-2018 viene a establecer que, “una persona física que publica simultáneamente en un sitio de Internet un determinado número de anuncios en los que ofrece a la venta bienes nuevos y de segunda mano sólo debe calificarse de «comerciante» y dicha actividad únicamente constituye una «práctica comercial» si dicha persona actúa con un propósito relacionado con su actividad económica, negocio, oficio o profesión.”

Señala que, en primer lugar para llegar a dicha conclusión que, para que una persona tenga la consideración de “comerciante” (según la Directiva 2005/29/CE de 11 de May DOUE (Prácticas comerciales desleales) ), una persona tiene que actuar «con un propósito relacionado con su actividad económica, empresa, oficio o profesión» o en nombre de un comerciante o por cuenta de éste.

Precisa que el sentido y alcance del concepto de “comerciante” debe darse teniendo en consideración el concepto de “consumidor”, que designa a todo particular que no participe en actividades comerciales o profesionales.

Declara que incumbe a los tribunales nacionales determinar, según las circunstancias del caso concreto, si una persona física, ha actuado con un propósito relacionado con su actividad económica, negocio, oficio o profesión, comprobando, en particular, si la venta se ha efectuado de forma planificada, si tiene carácter regular o un fin lucrativo, si la oferta se concentra en un número limitado de productos, y, por otra, examinar el estatuto jurídico y las competencias técnicas del vendedor.

Por otro lado, para considerar que esa actividad sea una práctica comercial, el órgano jurisdiccional nacional tiene que comprobar que esa actividad sea realizada por un “comerciante” y constituya una acción, omisión, conducta, manifestación o comunicación comercial «directamente relacionada con la promoción, la venta o el suministro de un producto a los consumidores».

2018-10-18